thematique

Modelado y moldeado

País

Técnicas de fabricación. El modelado permite fabricar directamente un único ejemplar de títere. Se utilizan materiales como pasta de papel, polvo de celulosa miscible en agua o una resina de plástico maleable que se endurece posteriormente (resina epoxi). El mismo proceso de fabricación permite realizar la matriz para el moldeado.
Se utiliza un material maleable como arcilla, pasta para modelar (de diferentes consistencias), cera o una resina epoxi de la que se debe conocer la duración de la maleabilidad antes de la polimerización. El soporte necesario para este trabajo es una simple plancha, un banco de trabajo o una plataforma giratoria, que hay que colocar sobre una mesa. Con el fin de modelar el barro, la plastilina o la resina epoxi, se utilizan palillos, vaciadores y espátulas. Hay que cubrir la arcilla con trapos húmedos para evitar que se seque o se encoja cuando no la estamos modelando. En lo que se refiere a la cera, se utilizan, además de los utensilios habituales, pirograbadores especiales que se emplean también en el pirograbado o en la soldadura de estaño con cabezales de diferentes formas. El moldeado es la operación que consiste en realizar un molde de yeso, de látex, de gelatina acuosa, de elastómero, de arena de fundición, etc. a partir de una matriz y permite hacer una o varias piezas. La naturaleza del molde depende del material que se vaya a utilizar como material de relleno.

Tres métodos principales

El primer método para crear una figura es combinar un molde rígido con un material de relleno que se endurezca, por ejemplo un molde de yeso y un positivo de resina. En el mejor de los casos, el molde consta de dos partes. Es indispensable valorar correctamente las partes con «conicidad» (las que se van a desmoldar bien) y las de «conicidad inversa » (aquellas que quedarían pegadas al molde al no poder desprenderse). En este caso, habría que fabricar un molde formado por distintas partes unidas por «llaves». Cada una de las piezas del molde ha de tener la conicidad adecuada para que la extracción pueda realizarse sin problemas retirando unas partes después de otras. Es indispensable untar el molde con algún desmoldeante, como grasas o ceras especiales, en función del material con el que se elaboran las figuras con el fin de evitar que se peguen entre sí.
Otro procedimiento combina un molde rígido con un material maleable, por ejemplo, un molde de yeso con material de relleno de látex. En estos casos, se utiliza un látex al que se le añade una carga (polvo mineral, copos de sílice) que aumente su consistencia. El molde tiene que estar bien seco, porque es la absorción del agua que contiene el látex lo que genera su coagulación. Se rellena por completo el molde con el preparado de látex, después se valora si la parte coagulada a lo largo de la pared es suficiente y se elimina lo que sobra (procedimiento económico). Se deja que agarre y que se seque. El proceso de desmoldado puede realizarse con comodidad porque el material de relleno es completamente flexible. Se utilizan, en este caso, pinturas a base de caucho. Se puede rellenar el molde con espuma de poliéster (flexible) o con espuma de poliuretano (rígida). También se pueden colocar los mecanismos (ojos, boca, cejas, etc.) y el cabello. Los elastómeros de silicona se tratan de la misma forma, con la diferencia de que se polimerizan.
El tercer método asocia un molde maleable con un material de llenado rígido, por ejemplo, un molde de silicona y resina epoxi. Este procedimiento no plantea, en principio, ninguna dificultad porque el molde puede darse la vuelta como un calcetín en torno al material de relleno.
No hay que olvidar mencionar el relleno a la «cera perdida». La matriz de cera se coloca en una caja, dejando una parte fuera, por ejemplo el cuello, si se trata de una cabeza. Se sumerge en yeso o en arcilla. Después de que se seque, se calienta de manera que la cera se licue y se escurra del molde. Entonces se rellena el hueco dejado por la cera con el material seleccionado para elaborar las figuras. Si se trata de un material maleable, la operación es sencilla. En ese caso, puede hacerse una tanda de varias figuras. Si se trabaja con un material rígido, se rompe el molde para extraer el relleno. Se obtiene entonces un modelo único a la cera perdida. En general, se intenta colocar en el interior del molde un núcleo bien centrado para que el grosor del relleno sea regular. Este procedimiento permite ahorrar material, vaciar las formas y así aligerarlas y colocar los elementos mecánicos. La utilización de espumas flexibles de látex con piel integrada exige una gran precisión en el pesaje de los distintos componentes y en la elaboración de mezclas. Se llena de líquido el molde de yeso, resina o metal y se mete en una autoclave. Este tratamiento térmico permite que la espuma se expanda. Hay que volver a secarlo bien antes de reutilizarlo.

Bibliografía

  • Temporal, Marcel, Comment construire et animer nos marionnettes, París, Bourrelier, 1942.