Títeres de guante de Bengala, al Norte de India. En el Suroeste de Bengala, los títeres de guante tienen curiosamente, el nombre de “títeres de comerciantes” (benir o bener putul). El nombre también significa «el trenzado de cabello» y se refiere al movimiento de los títeres, que se retuercen y girar como el pelo cuando es trenzado. Los titiriteros pertenecen a la casta inferior de los portadores de literas, a los que tiran de carruajes y a los conductores de  rickshaws (los taxi-triciclos de las ciudades); es decir, los que no poseen tierras.

Los títeres que miden 25 centímetros tienen una cabeza de arcilla cocida y brazos de madera. Los títeres están vestidos con faldas largas de algodón. El titiritero usa un muñeco en cada mano y hábilmente realiza bailes y entabla conversaciones entre los títeres. Alrededor de sus puños, los títeres llevan pulseras con cascabeles que marcan el ritmo de sus movimientos. Los titiriteros cantan melodías populares en  bengalí y en hindi. En general, viajan de feria en feria, de dos en dos, y se instalan en la calle sin ninguna preparación previa. Uno de ellos manipula un títere con cada mano, y el otro toca el  dumru, un pequeño tambor. Las historias representadas por los títeres, masculinos y femeninos, las semi-improvisan, a partir de los jatra, leyendas populares de Bengala, que reflejan el espíritu sarcástico y los temas de conversación de los pueblerinos o de aquellos que viven en la ciudad. Los personajes putul benir más populares son Krishna y Radha, que se utilizan en los cantos Bhakti (devocionales), o Madan y Puti, un marido y su mujer que están constantemente peleando entre ellos. Los titiriteros, que comienzan desde jóvenes con su vida saltimbanqui, piden unas monedas al público al final de cada actuación.

(Véase India.)