El arte del títere no forma parte del patrimonio cultural de los aborígenes australianos, que sin embargo utilizan figuras de animales, especialmente de peces, esculpidas en madera para algunas de sus danzas basadas en relatos míticos.

Primeras influencias británicas

Los británicos comenzaron a instalarse en Australia en 1788 y a partir de la década de 1830, en los espectáculos de títeres más antiguos prevalecían las formas de origen inglés, en ocasiones procedentes de América: títeres de hilo, Punch & Judy y teatros mecánicos.

En 1875-1876, las Royal Marionettes de McDonough y Earnshaw (ver Royal Marionettes de Bullock y Holden), procedentes de EE.UU., hicieron una gira por cuatro colonias australianas. Tres miembros de la compañía permanecieron en Australia para formar los Webbs’ Royal Marionettes (del británico Charles Webb, 1842-1887). De 1876 a 1887, esa compañía se embarcó en una gira por Australia, Nueva Zelanda y Asia meridional, llegando a Gran Bretaña en 1881 y desde Escandinavia a Rusia en 1882-1883. En ocasiones se anunciaban como The Royal Australian and Indian Marionettes.

En las décadas de 1940 y 1950, aparecieron numerosas compañías de aficionados, principalmente formadas por maestros, que utilizaban títeres de guante y de hilo. En 1942, bajo la iniciativa de W. D. Nicol (1907-1978) se fundó una asociación de titiriteros en Melbourne; a ella debemos los espectáculos semanales del Littlest Theatre (El más pequeño Teatro) de 1945 a 1950. En 1949, Edith C. Murray (1897-1988) colaboró en la fundación de otra asociación de titiriteros en Sídney. Asimismo, en 1949 fue uno de los fundadores del Clovelly Puppet Theatre, que acogió espectáculos, la mayoría infantiles, los sábados durante más de veinte años. Murray recibió una BEM (Medalla de la Orden del Imperio Británico) en 1979 y fue nombrada Miembro de Honor de Unima en 1980. Algunos titiriteros profesionales debutaron gracias a W. D. Nicol o a Edith C. Murray. En 1952, una gira de los Hogarth Puppets de Inglaterra, bajo la dirección de Jan Bussell, contribuyó a aumentar el interés del público por el arte del títere

Los comienzos del títere australiano

El estreno en 1956 de The Tintookies, en Sídney, fue un suceso memorable para el arte del títere en Australia. Se trataba de un gran espectáculo de títeres de hilo, que ponía en escena personajes australianos. Su creador era un titiritero de Melbourne, Peter Scriven (1930-1998). El guión, la escenografía, los diálogos y la música, grabados de antemano, corrían a cargo de profesionales de renombre. El maestro de Scriven había sido Igor Hychka (1914-2001), quien había trabajado con los títeres italianos de Vittorio Podrecca en Argentina.

Scriven invirtió una gran parte de su fortuna personal en ese espectáculo y en los que siguieron. También participó en el origen del Marionette Theatre of Australia (1964-1988), con sede en Sídney, creado para conseguir que esas grandes producciones hicieran giras en toda Australia y en el sudeste asiático. La nueva compañía recibió ayudas gubernamentales, política que prosiguió después de 1968 el recientemente creado Consejo de Australia. La tradición de las giras de grandes espectáculos continuó vigente con el Queensland Marionette Theatre de Philip Edmiston hasta la década de 1990.

La segunda compañía que se benefició de ayudas gubernamentales considerables fue Tasmanian Puppet Theatre (Hobart, 1970-1980), cuyo director artístico fue L. Peter Wilson (nacido en 1943). De 1976 a 1983, este último y Richard Bradshaw (nacido en 1938) comenzaron a utilizar otras formas de títeres, a menudo manipulados a la vista, y crearon espectáculos para adultos en el Marionette Theatre of Australia. El Tasmanian Puppet Theatre y el Marionette Theatre contaron con notables creadores de títeres, entre los cuales cabe destacar a Ross Hill (1954-1991) y a Beverley Campbell-Jackson (1935-1989). Los espectáculos de cierta importancia, que empleaban a menudo títeres de varillas manipulados por cuatro o seis titiriteros, únicamente se representaban en tres temporadas y hacían pocas giras, pero algunas producciones menores, para las que bastaban de dos a cuatro titiriteros, fueron creadas para las giras escolares.

En los albores del siglo XXI

Esa situación prevalece todavía para las compañías subvencionadas, como el Polyglot Puppet Theatre de Melbourne, fundado en 1978 por Naomi Tippett, el Terrapin Puppet Theatre de Hobart, Tasmania, fundado en 1981 por Jennifer Davidson y el Spare Parts Puppet Theatre de Fremantle (Australia occidental, cerca de Perth), fundado en 1981 por L. Peter Wilson. Las giras de esas compañías casi nunca sobrepasan las fronteras de sus respectivos estados.

El Spare Parts y el Polyglot poseen su propia sala, al igual que el Marionette Theatre of Australia entre 1983 y 1988, pero resultaba prácticamente imposible para las compañías australianas prescindir de las giras. El Pilgrim Puppet Theatre de Robert y Nancy Akins en Melbourne, cuyas representaciones se organizaban en una iglesia en desuso, sólo estuvo en activo de 1977 a 1980.

El minúsculo Puppet Cottage de Sídney, subvencionado por el departamento local de turismo, organizó representaciones gratuitas entre 1992 y 2004. Fue fundado por Basil Smith, un titiritero de Punch & Judy y posteriormente fue retomado por el Sydney Puppet Theatre de Sue Wallace y Steve Coupe. Otros titiriteros también realizaron colaboraciones puntuales. También en Sídney, pero sin ninguna subvención, Jackie y John Lewis abrieron en 2000 un pequeño teatro para acoger sus espectáculos de títeres de guante, el Puppeteria, y en 2003 inauguraron un nuevo Puppeteria en las afueras.

Los espectáculos no subvencionados, que en general no emplean más que una o dos personas, hacen giras sobre todo en las escuelas. El espectáculo de títeres de Alan y Kay Lewis en 1934 en Sídney constituye un ejemplo precoz de ello. Por otro lado, David y Sally Poulton recorrieron una parte de Queensland con su pequeño aeroplano. Titiriteros solistas como Richard Bradshaw (teatro de sombras), Dennis Murphy (títeres de guante), Murray Raine (espectáculo de variedades) y Richard Hart (teatro negro) también se han embarcado en giras internacionales. Neville Tranter, titiritero solista que ejerce en los Países Bajos, debutó en Australia. Norman Hetherington (1922-2010) es el creador del títere más famoso de Australia: Mr Squiggle, que apareció en televisión de 1959 a 2001. Norman Hetherington fue nombrado Miembro de Honor de UNIMA en 2008.

La producción más importante del Tasmanian Puppet Theatre, Momma’s Little Horror Show (El pequeño espectáculo de horrores de mamá, 1976), abreviada en Momma’s por los jóvenes espectadores, creada y dirigida por Nigel Triffitt (1949-2012), constituyó el avance significativo de los espectáculos tradicionales de títeres hacia el “teatro visual”.

Las grandes tendencias

Se agrupan bajo el término “teatro visual” los espectáculos en los que el texto es secundario o inexistente. A veces, los actores aparecen en escena con los títeres o con objetos animados y los titiriteros pueden estar total o parcialmente expuestos al público o quedar disimulados por un efecto de “luz negra”. Para explorar ese camino, seis jóvenes titiriteros (más tarde llegarían a la treintena) deseosos de romper con las formas tradicionales fundaron el Handspan Theatre de Melbourne (activo de 1977 a 2002). Entre sus espectáculos más destacables para adultos cabe mencionar dos que tuvieron una audiencia internacional: Secrets (Secretos, 1983), creado por Nigel Triffitt y Four Little Girls (Las cuatro niñas) de Picasso (1988, dirigido por Ariette Taylor). Peter J. Wilson, miembro fundador de Handspan, se convirtió en 1993 en director artístico del Skylark Puppet Theatre de Canberra (activo de 1984 a 1998), que representó Wake Baby (Despierta bebé, 1996, dirigido por Nigel Jamieson, quien cuenta con amplia experiencia en el teatro físico). La obra fue interpretada durante una temporada en Broadway (Nueva York).

La compañía francesa de Philippe Genty realizó varias giras australianas entre 1973 y 2004 y tuvo una destacada influencia en el teatro visual. Su producción Stowaways (Pasajeros clandestinos, 1996) fue concebida por Genty en Adelaida con cinco intérpretes australianos.

En los últimos tiempos la actuación simultánea de actores y títeres está cada vez más presente en los escenarios australianos. Es lo que da originalidad a los espectáculos para niños del escenógrafo-director Kim Carpenter (nacido en 1950) y a su Theatre of Image. The Hobbit (El Hobbit, 1997), basado en el libro de J.R.R. Tolkien, inicialmente coproducción de Christine Anketell con el Skylark, gustó tanto a niños como a adultos y fue un éxito comercial; los productores de una nueva versión de El Hobbit en 1999-2000 idearon también The Lion, the Witch and the Wardrobe (El león, la bruja y el armario, 2002), comedia musical basada en la obra de C. S. Lewis con actores y títeres, entre los cuales había un león de gran realismo y un gigante flexible, obra de Philip Millar, que también supervisó la construcción de los personajes de El Hobbit.

Los títeres gigantes para espectáculos al aire libre son de introducción reciente. En ese género, la compañía Snuff Puppets, fundada en 1992 en Melbourne, ha cosechado éxitos a nivel nacional e internacional con sus figuras toscas y sus temas ecológicos. Los knee high puppeteers (sic) fundados en 1995 en Adelaida se dieron a conocer con sus personajes de gigantes metálicos sobre zancos, las Android Sisters, visitantes improvisadas en las últimas jornadas del congreso de Unima en 1996 en Budapest.

Los títeres más famosos de la televisión australiana han sido Mr Squiggle (1959-2001), creado e interpretado por Norman Hetherington, Amanda the Cat (1959-1971), creada e interpretada por Ann Davis, Ossie Ostrich (desde 1967), concebido por Axel Axelrad y Sebastian the Fox (1963), creado por Peter Scriven.

Varios titiriteros australianos han recibido Becas Churchill para continuar sus estudios en el extranjero: L. Peter Wilson (1973), Phillip Millar (1993), Sarah Kriegler (2000) y Sue Wallace (2005). Los titiriteros condecorados con la Medalla de la Orden de Australia  (OAM) son Richard Bradshaw (1986), Norman Hetherington (1990) y Ann Davis (2002).

Igual que la sociedad australiana en su conjunto, el títere tiende a hacerse multicultural: sus practicantes vienen de Europa, de Egipto, de Chile, etc. Noriko Nishimoto, del Spare Parts, procede de Japón; la Carouselle Theatre Company (activa de 1985 a 1997) fue fundada en Adelaida por seis actores polacos bajo la dirección de Wojciech Pisarek. Las figuras de sombras en The Theft of Sita (El Ladrón de Sita, 2000) tenían como director a Nigel Jamieson asistido por Peter J. Wilson y por I Made Sidia, dalang de Bali.

Asimismo, muchos titiriteros australianos han trabajado con grupos de otros países, especialmente de Asia y muchos espectáculos creados en Australia han realizado giras internacionales. También se están utilizando y estudiando las nuevas tecnologías. Se están empleando tecnologías digitales y el Terrapin Puppet Theatre utiliza «títeres virtuales». Las criaturas a tamaño real del espectáculo Walking With Dinosaurs (Caminando entre dinosaurios) (creado en Melbourne en 2007), animadas por ordenador y radio-control así como por actores, han atraído a un gran número de espectadores en América del Norte, Europa y Asia.

Festivales e instituciones

En un país tan extenso como Australia, son escasas las ocasiones en las que los titiriteros australianos pueden reunirse. En Adelaida (en el sur de Australia) en 1968, a iniciativa de Edith C. Murray, se celebró una reunión en la que se decidió formar la Australian Puppetry Guild y Unima-Australia, en 1970. La asociación más duradera, la Australian Puppetry Guild (1969-1998) sustituyó a la Puppetry Guild de Sídney. En 1980, Maeve Vella, miembro fundador de la Handspan, presentó un periódico, Manipulation (Manipulación), que, con más eficacia que los gremios, federó a los titiriteros incluso de Nueva Zelanda (los neozelandeses fueron, por cierto, responsables de un número). El centro Unima-Australia se fundó en 1970 y sigue siendo la única organización capaz de unir a los titiriteros de la isla-continente. Su publicación Australian Puppeteer (El titiritero australiano), ha sustituido a Manipulation.

No obstante, las oportunidades de reunir a los profesionales del títere siguen siendo poco habituales. Los festivales de Melbourne (1975), de Hobart (1979), de Perth (1988) y las “cumbres nacionales” en Melbourne (2002 y 2012), Hobart (2004) y Perth (2008) constituyen las excepciones. El pequeño One Van Festival organizado por Sue Wallace del Sydney Puppet Theatre en Blackheath (al oeste de Sídney) se ha convertido en una importante manifestación anual. La organización del Congreso y el Festival Internacional de Unima, celebrados en Perth en 2008, corrió a cargo del Spare Parts Puppet Theatre de Fremantle, en representación de Unima  Australia. El Festival consiguió reunir a compañías y titiriteros solistas de todo el país y constituyó una oportunidad única para que el teatro de títeres australiano se diera a conocer en todo el mundo.

El Fondo de Becas Lorrie Gardner Unima Australia lleva el nombre de una antigua presidenta de Unima Australia que realizó una generosa contribución a dicha asociación a través de su testamento. La organización cuenta con su propia página web: www.Unima.org.au.   Julia Davis y Richard Hart de Dream Puppets se encargan de publicar de manera independiente O.P.E.N., un importante boletín electrónico para el arte del títere australiano, al que se puede acceder a través de: www.dreampuppets.com

En 2004 Peter J. Wilson creó y dirigió el Diploma de Postgrado y Master en el Arte del Títere en el Victorian College of the Arts de Melbourne, el único curso de este tipo en el país. En 2009 se clausuró el curso con la fusión del College y la Universidad de Melbourne.

Bibliografía

  • Hetherington, Norman. Puppets of Australia. Sydney: Australian Council for the Arts, 1974.
  • Parsons, Philip, ed. Companion to Theatre in Australia. Sydney: Currency Press, 1995,
  • pp. 468-470, y entradas individuales. Nicol, W. D. Puppetry. Melbourne: Oxford University Press, 1962.
  • Vella, Maeve y Helen Rickards. Theatre of the Impossible – Puppet Theatre in Australia. Sydney: Craftsman House, 1989.
  • Wilson, Peter J., and Geoffrey Milne. The Space Between – The Art of Puppetry and Visual Theatre in Australia. Sydney: Currency Press, 2004.