personnage
Galería
Rávana, del Râmâyana, un títere de varillas, danger putul nach, de Bengala Occidental, India, altura: 1,02 m, anchura: 51 cm. Colección: Center for Puppetry Arts (Georgia, Atlanta, Estados Unidos). Fotografía cortesía de Center for Puppetry Arts

Ravana

País

India

Rey demonio de la mitología india, personaje del teatro de sombras y del teatro de títeres. Gobernante del reino de Lanka (en la actualidad, Sri Lanka), Ravana forma parte integrante de la cohorte de rakshasa o demonios, para los indios, que creen en la premisa de que la vida se genera a partir del caos. Desempeña un papel importante en el *Ramayana.

Este rey demonio siempre se describe con diez cabezas coronadas y veinte brazos luchadores (que simbolizan su extraordinaria inteligencia, talento y poder). Está cubierto por cicatrices de oro y tiene marcas de heridas infringidas por los dioses. Así mismo, posee cierta belleza cuando empuña sus muchas lanzas y espadas. Ravana era un poderoso devoto de Shiva. Sus poderes intelectuales y espirituales eran muy respetados por los Dioses. Los indios consideran a Ravana un hombre de gran inteligencia, fortaleza y pericia, con muchos talentos. Arquitecto soberbio, creó los jardines de Ashoka y un extraordinario palacio en su reino de Lanka, ambos famosos por su belleza y diseño incluso en Indraloka (Cielo). También era un gran músico. En el estado de Rajastán, existe un instrumento musical con cuerdas de arco que lleva su nombre: el ravanhatha. Con sus muchas cuerdas de crin, el ravanhatha se toca como el violín por los bhopas o cuentacuentos de Rajastán tradicionales. La leyenda dice que el ravanhatha se fabricó cuando las manos desmembradas de Ravana cayeron al suelo y permitieron el crecimiento del bambú, que se utilizaba para construir el instrumento.

Ravana también simboliza el poder sexual. La traducción del nombre de Ravana es “el que hace rugir al mundo” y “el que hace a las yeguas relinchar”, lo que se relaciona con la ceremonia del sacrificio del caballo védico (ashvamedha) que se basa en la unión mítica de la realeza con el caballo.

Las figuras del teatro de sombras muestran a Ravana con sus diez cabezas en posición horizontal, pero raramente con sus veinte brazos, a excepción del ravanachhaya (‘sobra de Ravana’), donde el contorno de todos sus brazos crea una especie de guirnalda alrededor del cuerpo. Dado que las diez cabezas ocupan mucho espacio, nunca se le muestra de perfil en el espectáculo del teatro de sombras. Algunos títeres también tienen diez cabezas. Ravana es un personaje turbulento y violento, pero también una figura apasionada y anhelante que grita, ruge y canta. Esta es la razón por la que el cantante principal en los grupos de canciones yakshagana gombeyata canta su alabanza.